Una izquierda hipócrita con los derechos humanos