Giorgio Jackson y el desprecio de la izquierda por la libertad e inteligencia de las personas