La inyección contra K0 B1T puede modificar el ADN humano