La corte portuguesa dictamina que las pruebas de PCR son una "evidencia" ilegal y poco fiable...