RABINO JUDÍO: HITLER TENÍA TODA LA RAZÓN